/Home/contenidos/medico/EXISTEN BACTERIAS BUENAS PARA LA SALUD INTIMA

ES1intimus_site-artigo_capa

 

La mujer ha redefinido su relación con la menstruación y creado hábitos de vida saludables, como rutinas de autocuidado, pensando también en su salud íntima. Cuidarse y preocuparse por la higiene diaria resulta importante para evitar que se desarrollen microorganismos que no son saludables en la zona íntima femenina, los cuales pueden ocasionar malestar e incluso enfermedades. Para no comprometer la calidad de vida de las mujeres, algunos cuidados simples en el día a día pueden ayudar a mantener la flora vaginal saludable y el pH equilibrado.


¿Qué puede causar la aparición y el crecimiento de bacterias en la zona íntima femenina? 

La flora vaginal está compuesta naturalmente por bacterias que habitan allí de forma harmónica, manteniendo el pH vaginal más ácido y saludable. Lo que sucede es que algunos factores como el estrés emocional, los hábitos alimenticios con exceso de carbohidratos, lubricantes vaginales, terapia hormonal (anticonceptiva o no), actividad sexual sin protección, fase del ciclo menstrual, duchas vaginales, uso de antibióticos y alteraciones inmunológicas en el organismo femenino pueden alterar este ambiente y acabar provocando un desequilibrio de este pH. Como resultado, pueden producirse malestares locales como secreción, olores y/o picazón, por el surgimiento de microorganismos nocivos para esta zona.

¿Qué tipo de bacterias pueden aparecer?

ES1intimus_site-artigo_ilustracao-1-ES

La bacteria que más se encuentra habitualmente, como consecuencia de este desequilibrio, es la Gardnerella. Esta aparece cuando el pH vaginal se vuelve más básico y surge principalmente en mujeres que tienen la costumbre de realizar duchas vaginales, que fuman o que tienen conductas sexuales de riesgo.
Otro microorganismo que puede aparecer es la Cándida: se trata de un hongo que surge cuando el ambiente vaginal está excesivamente ácido. Por lo general, este hongo se encuentra después del uso de antibióticos, en pacientes con el sistema inmunológico comprometido por el uso de medicamentos, por estrés emocional y en períodos premenstruales y está muy asociado al hábito de ingerir carbohidratos en exceso.

¿Existen bacterias buenas? ¿Cuáles son?

ES1intimus_site-artigo_ilustracao-2

Sí. ¡En el ambiente vaginal habitan más de 250 especies de bacterias buenas! Estas son predominantemente constituidas por Lactobacillus que otorgan protección contra infecciones, por medio de la producción de algunas sustancias (ácidos, peróxido de hidrógeno y bactericidas).
La flora vaginal es un ecosistema dinámico, y existe una diversidad de microorganismos que la componen. Pero estos precisan estar en equilibrio para que el ambiente íntimo esté saludable.

¿Qué complicaciones pueden causar las bacterias a la salud íntima? ¿Y qué enfermedades pueden ser recurrentes de eso? 

Cuando no hay un ambiente vaginal equilibrado y saludable, se producen secreciones y malestares locales. La vaginosis bacteriana deriva de la aparición de la Gardnerella, y su principal manifestación es una secreción grisácea, con olor a “pescado podrido”. La candidiasis aparece por el hongo Cándida, y los principales síntomas son picazón local y una secreción vaginal que se asemeja al queso cuajado.
Esos cuadros son los más comunes y, además de comprometer la calidad de vida de las mujeres infectadas, aumentan el riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual, y pueden conducir incluso a cuadros de infertilidad en el futuro.

¿Resulta suficiente ir con frecuencia al ginecólogo? 

ES1intimus_site-artigo_ilustracao-3

Las visitas periódicas al ginecólogo claramente contribuyen al mantenimiento de la salud íntima, sin embargo, siempre resulta importante observar los hábitos de vida y cuidados locales para contribuir al equilibrio de la flora vaginal. 
Siempre recomendamos, por ejemplo, que no se hagan duchas vaginales. Sabemos que la vagina es un órgano que tiene la capacidad de autolimpiarse, por lo tanto no es necesario arrojar agua dentro de esta durante la higiene íntima. 
Además, dejar de fumar, controlar el estrés emocional y tratar de mantener una alimentación equilibrada, evitando principalmente el exceso de carbohidratos, también ayuda a mantener la salud íntima y evitar posibles molestias.

Dra. Rebeca Gerhardt - ginecóloga y obstetra
Matrícula del Consejo Regional de Medicina de San Pablo (CRM-SP): 189.945